Jul 06 2018

Científicos desarrollan una molécula “que mata las bacterias e induce una respuesta inmune”

Científicos estadounidenses desarrollaron una manera de etiquetar con pequeñas moléculas las bacterias gramnegativas, las que según la microbiología, no se tiñen de azul oscuro o de violeta por la tinción de Gram, y lo hacen de un color rosado tenue. Estas bacterias son patógenas para el ser humano, algo que facilita su destrucción.

El artículo donde se da a conocer el trabajo realizado se publicó este 5 de julio en la revista Cell Chemical Biology, y detalla que probaron su método en Escherichia coli y Pseudomonas aeruginosa, dos de las bacterias más letales y difíciles de destruir. Las moléculas para posarse sobre las superficies de las células bacterianas con el fin de hacerlas proclives al impacto del sistema inmune habían sido derivadas de un antibiótico de origen natural: la polimixina B.

“Para atacar estas bacterias recurrimos a una especie antigua de antibióticos conocida como ‘colistina'”, explicó Marcos Pirese, microbiólogo de la Universidad de Lehigh. Recordó que se trata de un antibiótico “de último recurso” y dijo que el grupo lo modificó y obtuvo “un compuesto que mata directamente a las bacterias y al mismo tiempo induce una respuesta inmune”.

Los experimentos partieron del desafío de la inmunoterapia moderna

Se aprovecha el propio sistema inmune del cuerpo humano hasta para neutralizar a las células cancerosas. Si ya hace eso, ¿por qué no intentar activar este sistema para luchar contra las bacterias mortales? Efectivamente, los científicos observaron una disminución significativa en el número de bacterias vivas cuando aplicaron su método de tratamiento en suero humano real.

Los investigadores creen que después de comprobar ‘in vitro’ la eficacia de la molécula obtenida para eliminar las peligrosas bacterias “existe un gran potencial para las pruebas en vivo”, es decir, en pacientes con enfermedades provocadas por estos microorganismos. Está todavía por confirmar si el modelo elaborado funciona en el propio sistema inmune humano.

El problema que afronta la medicina hasta el momento es que esta clase de microbios cuenta con una capa adicional de protección a su alrededor y el nuevo invento abre un camino para superarla.