Jun 10 2020

Países miembros del ALBA-TCP crean soluciones de estabilidad para cuando se afronte el Covid-19

Presidentes y Primeros Ministros de los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), debatieron esta tarde las debilidades y fortalezas económicas, una vez superada la crisis sanitaria generada por el Covid-19 en sus pueblos.

La inauguración estuvo a cargo del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien subrayó la necesidad de un nuevo sistema económico global, destacando el rol del ALBA-TCP como una verdadera alianza humanista y revolucionaria para la integración de los países de la región, tomando en cuenta los acuerdos de colaboración energética con Petrocaribe, el Banco del ALBA y el Sistema Unitario de Compensación Regional (Sucre), como unidad de cuenta común para el intercambio comercial.

 

De igual manera, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, ofreció brindar asesoramiento para el enfrentamiento nuevos retos en el campo epidemiológico y puso a disposición de los países del ALBA, el instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí como consultor en esta materia.

Diaz-Canel dijo que se debe identificar las potencialidades de cada país en función de la integración económica y regional, produciendo lo que les resulte más competitivo e intercambiar bienes y servicios.

En este contexto, el mandatario rechazó los efectos del cerco económico y financiero de Estados Unidos por atentar contra el desarrollo de naciones como Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Esta política, dijo, es una expresión de egoísmo e injusticia de un sistema cuyo único fin es enriquecer minorías a costa del sufrimiento de las mayorías.

Así también, en su intervención, el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, instó a los miembros de ALBA-TCP, a ser optimistas ante la realidad que impone la pandemia en América Latina para buscar alternativas en materia de cooperación regional.

Llamó a encontrar nuevos significados en el legado de líderes como Hugo Chávez y Fidel Castro, para fortalecer los lazos entre las naciones latinoamericanas y caribeñas.

Resaltó que el pueblo de San Vicente y las Granadinas, se mantienen unidos y firmes para enfrentar cualquier amenaza imperialista, teniendo en cuenta que esa nación espera realizar elecciones este año.

Por su parte, el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, destacó la solidaridad de su país con Cuba, rechazando el ataque en contra de su Embajada en Washington, mientras que reiteró que ALBA-TCP fue creada para afrontar, como región, adversidades como las que se vive actualmente.

Skerrit aseguró que “no hay manera que los países puedan luchar contra la pandemia solos”, por lo que indicó que el trabajo que realiza la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como el trabajo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), son muy necesarios.

El primer ministro de Dominica agradeció la solidaridad de Venezuela con los países de la región en medio de la pandemia, pese a las sanciones ilegales impuestas por el Gobierno de Estados Unidos (EE.UU.), así como la disposición de Cuba al contribuir con personal médico para ayudar a la lucha contra la Covid-19.

En tanto, el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Brown, propuso generar espacios de concertación internacional en los que los países integrantes de ALBA-TCP y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), puedan intercambiar experiencias con países como China y Rusia, en función de organizar un frente común ante la pandemia del coronavirus.

Asimismo, destacó que, ante una “guerra internacional por conseguir la vacuna contra la Covid-19”, ALBA-TCP aboga por crear una vacuna de alcance universal, lo que “constituye un ejemplo”; y agregó que “los países más débiles tienen que ser protegidos para que todos estemos protegidos”.

 

Periodista: Dominick Iglesias