May 12 2020

Nicaragua ante la OEA llama a que se respeten los principios y normas del derecho internacional en medio de la Pandemia del coronavirus

INTERVENCIÓN DEL EMBAJADOR LUIS ALVARADO EN LA PRIMERA SESIÓN VIRTUAL DEL FORO SOBRE LOS DESAFÍOS PARA EL DERECHO INTERAMERICANO
EN TIEMPOS DE PANDEMIA
EN LA CIUDAD DE WASHINGTON, D.C.
EL 11 DE MAYO DE 2020

Muchas Gracias Señor Presidente

La delegación del Gobierno de la República de Nicaragua, agradece las presentaciones realizadas por los distinguidos panelistas  invitados a la Primera Sesión del Foro Semanal sobre los Desafíos que enfrenta el Derecho Interamericano en tiempos de la Pandemia del Covid-19 y toma debida nota de sus presentaciones.

Las diversas regiones del mundo y en particular las Américas le hacen frente a una pandemia que no respeta fronteras, territorios, ni hace acepción de personas, por lo que es de trascendental importancia que el diseño de nuestras políticas públicas esté dirigido a respetar los principios del Derecho Interamericano, en particular los derechos humanos, a fin de preservar la vida, la salud, la seguridad y la integridad de la persona humana, bajo un enfoque holístico que permita la coordinación y la cooperación solidaria a nivel regional e internacional para hacerle frente a la crisis originada por el Covid-19 y sus consecuencias a corto, mediano y largo plazo y así poder dar una respuesta efectiva, contundente y sostenible como región a este flagelo.

Se trata de un enfoque más cooperativo que sea la vía para la unidad de los pueblos del mundo, un enfoque desprovisto de toda ansia de dominio de poder y sumisión a otras naciones, que tenga como fundamento y esencia la persona humana y su preservación como especie y actor central del plan divino de la creación de Dios.

A como dijera el Papa Francisco en su homilía del 4 de mayo del año en curso, “Es importante unir las capacidades científicas, de manera transparente y desinteresada, para encontrar vacunas y tratamientos y garantizar el acceso universal a tecnologías esenciales que permitan a todas las personas infectadas, en todas partes del mundo, recibir la atención médica necesaria”.

Resulta inadmisible que en estos tiempos de pandemia se sigan manteniendo las agresiones incorrectamente llamadas sanciones, los bloqueos económicos y financieros, las prácticas proteccionistas y las afectaciones a los derechos humanos en contra de los pueblos y naciones del mundo por parte de las grandes potencias.

Es de ineludible cumplimiento el que se respeten los principios y normas del Derecho Internacional, y deje de ponerse en peligro la paz y la seguridad internacionales y se supriman de una vez por todas estos actos de agresión y de quebrantamiento de la paz.

Exhortamos de manera respetuosa a esas naciones grandes del mundo a que depongan su actitud y visión hegemónica sobre otros pueblos, se abstengan de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado y la reemplacen por una actitud humana, cristiana y de amistad entre las naciones basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos que redunde en beneficio del fortalecimiento de la paz universal tan quebrantada hoy en día.

Son numerosos los llamados al cese de la guerra, las agresiones mal llamadas sanciones y los bloqueos contra naciones soberanas, que ha hecho la comunidad internacional, y personalidades como su Santidad el Papa Francisco y el Secretario General de la ONU, entre otros.

El Pueblo nicaragüense continúa alzando su voz para demandar el cese de las agresiones mal llamadas sanciones contra Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países del mundo, que se siguen aplicando, producto de una política arbitraria, ilegal e injustificada que cercena la paz, la seguridad, el bienestar y el derecho de estas naciones a su igualdad jurídica y al ejercicio de su libre autodeterminación en el concierto de las naciones.

Como países respetuosos de la Carta de las Naciones Unidas, debemos de estar resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas.

En el ámbito del Derecho Interamericano, la propia Carta de la Organización de los Estados Americanos establece que el derecho internacional es norma de conducta de los Estados en sus relaciones recíprocas; y que el orden internacional está esencialmente constituido por el respeto a la personalidad, soberanía e independencia de los Estados y por el fiel cumplimiento de las obligaciones emanadas de los Tratados y otras fuentes del derecho internacional; y que la buena fe de regir las relaciones de los Estados entre sí.

Solo el fiel cumplimiento de estos principios puede volver a restaurar la preeminencia, credibilidad y fortaleza del Derecho Interamericano en la región y convertirlo en un instrumento insustituible para el logro de la paz y la seguridad internacionales, el progreso, la seguridad y el desarrollo sostenible post crisis Covid-19, en cada uno de nuestros países.

El Gobierno de Nicaragua seguirá abogando por el fortalecimiento de la paz y la seguridad internacionales, y continuará dando preeminencia y fortaleciendo el pleno respeto a las normas del Derecho Internacional, la Carta de la ONU y la OEA y los principios del Derecho Internacional Interamericano.

Muchas Gracias Señor Presidente.