May 07 2020

ONU revela que las restricciones por el coronavirus reducen el tráfico de drogas pero también generan nuevos desafíos

Según la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, las disposiciones gubernamentales han tenido un impacto negativo en “todos los aspectos de los mercados ilegales de drogas”. 

 

Las medidas restrictivas implementadas por los gobiernos para frenar la propagación del nuevo coronavirus han tenido un impacto negativo en la producción y tráfico de drogas, según un informe publicado este jueves por la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

El documento señala que el tráfico de estupefacientes depende en gran medida del comercio legal para camuflar sus actividades. Sin embargo, medidas como el cierre de fronteras, paralización de actividades no esenciales y confinamiento de la población han afectado “inevitablemente todos los aspectos de los mercados ilegales de drogas, desde la producción y tráfico hasta su consumo”.

 

Dichas disposiciones gubernamentales también han comenzado a afectar la producción de drogas sintéticas en algunos países debido a la escasez de precursores importados. Además, el informe indica que a causa del cierre del tráfico aéreo y terrestre, los narcotraficantes han comenzado a utilizar vías alternativas como la marítima para sus envíos de estupefacientes.

Nuevos desafíos

 

No obstante, la UNODC resalta que en algunas naciones de Oriente Medio y África aún sigue habiendo tráfico de estupefacientes a gran escala pese a las medidas restrictivas. Mientras, en ciertos países de los Balcanes se ha detectado que los grupos delictivos involucrados en el narcotráfico han incursionado en actividades ilícitas emergentes vinculadas a la pandemia del covid-19, como el delito cibernético y el tráfico de medicamentos falsificados.

En cuanto al tráfico de cannabis y sus derivados, esa actividad no se ha visto afectada, y por el contrario, hay indicios que en Europa las medidas restrictivas pueden conducir a un aumento de su demanda.

La agencia de la ONU también advierte que en algunos casos las normativas adoptadas para contrarrestar la pandemia podrían favorecer a los narcotraficantes, dado que ya hay señales de que ciertos grupos criminales han comenzado a explotar la situación provocada por el coronavirus para mejorar su imagen entre la población mediante la prestación de servicios, en particular a los más vulnerables.

 

 

Fuente: RT ESPAÑOL