Abr 24 2020

Motín en una cárcel de Argentina para exigir liberaciones en medio de la pandemia

Las primeras imágenes muestran pabellones quemados, gritos y presos armados y subidos en los techos. 

 

Un grupo de prisioneros de la cárcel de Villa Devoto, ubicada en la ciudad de Buenos Aires, inició este viernes un violento motín para exigir liberaciones que eviten los contagios de coronavirus.

Las primeras imágenes de la revuelta que circularon por las redes sociales mostraron pabellones quemados, gritos y presos armados y subidos en los techos.

 

“Nos negamos a morir en la cárcel”, aseguró una manta que los amotinados colgaron en las paredes externas de la prisión. Otros detenidos explicaron en entrevistas telefónicas con diferentes medios argentinos que el penal no estaba tomando ninguna medida de protección a pesar de que se confirmó que dos guardias tenían coronavirus.

Elementos policiacos comenzaron a llegar a la cárcel para ayudar a los guardias a controlar un levantamiento que incluye tiroteos y gases lacrimógenos y que, antes, ya ocurrió en otras dos prisiones y por los mismos motivos: el temor de los reos a la pandemia.

Crisis carcelaria

Las rebeliones son resultado de la emergencia de salud que agrava la crisis carcelaria en un país en donde, de acuerdo con datos oficiales, hay alrededor de 14.000 personas detenidas en centros penitenciarios federales, aunque la capacidad máxima es para 12.000. La sobrepoblación se repite en las cárceles y comisarías provinciales.

Además, el 60 % de los presos argentinos cumplen prisión preventiva, lo que implica que ni siquiera han sido condenados y, aun así, siguen encerrados.

El coronavirus exacerbó los reclamos de los presos que en las últimas semanas acudieron en masa a sus abogados para tramitar prisiones domiciliarias. Al no obtenerlas, más de mil optaron por la huelga de hambre, pero otros eligieron realizar este viernes un motín.

 

Recomendación de los tribunales

A sabiendas de la crisis de sobrepoblación, de los crecientes reclamos de los presos y de los riesgos de motines y estallidos de violencia, la Cámara Federal de Casación Penal, uno de los máximos órganos judiciales de Argentina, recomendó a los tribunales que facilitaran el otorgamiento de detenciones domiciliarias a mujeres embarazadas o que estén con sus hijos menores en los penales; a grupos de riesgo de contraer coronavirus, personas que padecen enfermedades crónicas, reos imputados de delitos no violentos, que estén cumpliendo condenas menores a tres años o que ya puedan acogerse al beneficio de salidas transitorias o libertad condicional.

“Surgen  diversas  medidas  a  recomendar  desde  dos perspectivas  diferentes.  Por  un  lado,  para  aliviar  la situación  de hacinamiento  carcelario  con  el  fin  de disminuir  los  factores  de  riesgo  y  facilitar  la  atención sanitaria  ante  casos  de  COVID  19. Por  el  otro,  para responder al entorno de aquellos internos que están dentro de  alguno  de  los  grupos  de  vulnerabilidad  frente  a  la pandemia”, señaló el documento emitido por Casación.

Sin embargo, la recomendación no tuvo el resultado esperado por los presos que intentaron acelerar sus liberaciones condicionales, domiciliarias o definitivas.

 

 

Fuente: RT ESPAÑOL