Abr 24 2020

Crean un detector con inteligencia artificial que controla el distanciamiento social

El sistema vigila cómo las personas cumplen con la distancia interpersonal y avisa si están demasiado cerca unas de otras. 

 

Una de las medidas más efectivas para frenar la propagación del coronavirus es el distanciamiento social, que debe ser de 1,5 a 2 metros, según afirma la OMS.

Pero no todos cumplen con esta norma. Para controlarlo mejor, la ‘startup’ Landing AI creó un detector de distanciamiento basado en inteligencia artificial que podría ser usado en empresas o fábricas que siguen funcionando durante la cuarentena.

“Mientras millones de personas se quedan en casa para ayudar a aplanar la curva, muchos de nuestros clientes de las industrias manufactureras y farmacéuticas siguen teniendo que ir al trabajo cada día para asegurar nuestras necesidades básicas”, explican en la web de la compañía.

El programa muestra en tiempo real como las personas, representadas por puntos, se desplazan en un espacio concreto. Cuando una persona respeta el distanciamiento recomendado el punto que la representa es de color verde, pero cuando dos o más personas están demasiado cerca las unas de las otras sus puntos se vuelven rojos.

 

 

La compañía dice que la herramienta puede ser utilizada en entornos de trabajo, integrándose en los sistemas de cámaras de seguridad de las empresas o fábricas. El programa también podría emitir una alerta cuando una persona se encuentra demasiado cerca de otra, infringiendo el distanciamiento social.

Inicialmente el sistema fue pensado para aquellas personas que trabajan durante la cuarentena, pero en cuanto se vayan levantando las restricciones podría usarse en otros ámbitos.

La idea en sí no es nueva, ya que a principios de este mes Reuters informó que Amazon está utilizando un programa similar para monitorear las distancias entre el personal en sus almacenes.

Mientras tanto, las compañías Apple y Google también están elaborando una tecnología que permita a los dispositivos móviles intercambiar información y rastrear a contactos para monitorear la propagación del coronavirus, y mostrar quién ha estado en contacto cercano con personas infectadas.