Ene 05 2018

Año nuevo… oportunidad nueva para lograr nuestras metas

A pocos días de haber estrenado este año 2018, te queremos compartir Sin Restricciones algunos tips para seguir creciendo tanto en el plano personal como profesional, para ello hay que tener metas claras y renovadas.

Significa, que debemos tener nuestra mente despejada y activa, si no pudimos lograr lo que tanto añorábamos el año pasado, no nos demos por vencidos, tratemos de cumplir con ese objetivo a través de nuevas estrategias, con pequeñas acciones diarias que tendrán un gran significado en nuestra vida.

Recordemos que, “si el ser humano no tiene un fin claro, no disfrutará cada hora que vive, sería como un maniquí sin conciencia”.

Primero: Cada vez que nos levantemos demos gracias por el amanecer, por la salud, por la tranquilidad, por la vida…

Segundo: proyectemos una actitud positiva, caminemos con respeto y cortesía hacia las demás personas.

Tercero: nuestro propósito diario debe ser simple y fácil de lograr, ejemplo, sonreír.

Cuarto: hay que tener presente que metas claras a corto plazo, nos conducirán hacia nuestro principal objetivo, puede ser; aprender un nuevo idioma, coronar una carrera, ahorrar, bajar de peso, ser más honestos, serle fiel a la pareja… lo que sea, es importante hacer pequeñas acciones diarias que nos conduzcan hacia esa meta.

(Lee también: Brillar con inteligencia )

Si lo que soñamos es aprender un nuevo idioma, (como el ejemplo anterior), dediquemos un día para matricularnos, luego organicemos nuestro tiempo para estudiar diario, o la mayor cantidad de día a la semana. El punto es iniciar desde hoy el camino hacia nuestra meta, somos libres de decidir qué dirección tomar, no tengamos miedo a las trayectorias largas y con bastantes obstáculos, solo son aderezos que le darán sabor a nuestra victoria.

A veces parece imposible cambiar nuestras actitudes, pensamientos y acciones, más si se trata de lograr una meta, pero debemos recordar que todo se puede lograr en esta vida, con perseverancia, dedicación, esmero y disciplina.

Escrito por: Cristhiam Lacayo