Oct 25 2019

Mito o realidad sobre comer carbohidratos de noche

Un plato de pasta por la noche, dos o tres rebanadas de pan o cualquier tipo de fruta no nos engordará. La realidad está muy lejos de esa creencia.

Esta es una creencia que está muy arraigada desde tiempos muy antiguos, donde la lógica se aplicaba sin tener en cuenta la ciencia. Antiguamente como actualmente, los humanos hemos crecido con el pensamiento de que, los carbohidratos son una fuente de energía y si está energía no se quema, se transforma en forma de reserva, es decir, en grasa.

Los carbohidratos no engordan por sí mismos, un exceso de ellos sí, al igual que el exceso de proteínas o grasas. Que su ingesta no engorde en la noche, no quiere decir que a partir de ahora puedas llenar tu plato con un montón de ellos en la cena. ¡No lo hagas!.

El cuerpo necesita de un aporte constante de energía para mantener las funciones vitales y sus requerimientos de energía y nutrientes. Los carbohidratos, aportan parte de esa energía que ayuda a mantenernos satisfechos. No comer o saltarnos las comidas, puede provocar un exceso de apetito, manifestándose en forma de ansiedad que nos haga comer galletas, bollería, snacks ricos en sal, azúcar y grasas.

Que engorden o no dependerá de tu dieta, de las proporciones de macronutrientes que comas, y por supuesto, de tu genética. Consumir carbohidratos en la noche nos ayuda a perder más grasa y menos músculo, mejora la glucosa en sangre y la sensibilidad a la insulina.

En tiempos pasados, se pensaba que como la cena es la última comida antes de irnos a dormir, esa energía se almacenaba sí o sí en nuestro cuerpo en forma de grasa. Pero, un estudio realizado en mujeres recalca que, bajo una dieta controlada, la pérdida de peso es mucho mayor en cenas abundantes.

En definitiva, nuestro cuerpo no funciona como un reloj. Todo dependerá de cómo consumamos nuestras comidas, que exista una diferencia y sepamos reconocer entre las calorías que consumimos, las que nuestro cuerpo necesita y las que hemos gastado o quemado. 

Periodista: Lolan Serrano