May 27 2019

Los Libros sin autor más icónicos de la historia

En la antigüedad era más difícil mantener un registro y por eso algunas de las más grandes obras de la literatura son reconocidas no por el autor, sino por ellas mismas. ¿Las conoces?

El libro de los muertos

Compuesto en realidad por varios papiros y escrituras en las paredes, la colección muestra las diferentes formas, métodos y rituales que usaban los antiguos egipcios para sobrevivir el paso al Duat, el mundo de los muertos. Ninguna de las más de cien partes tiene una autoría conocida. Esto se debe a que muchas de ellas tienen grandes diferencias de antigüedad; algunos tienen hasta casi 1000 años de diferencia.

El Cantar de mio Cid

Reconocido como la epopeya más antigua de la lengua española, este poema sin autor cuenta la historia de el Cid campeador, héroe de Castilla y defensor contra la invasión de los moros.

Algunos historiadores consideran que el autor pudiera ser un hombre que iba por el nombre de Pedro, el Abad, ya que fue el único que firmó una de las copias que se conservan en la actualidad.

Curiosamente, el nombre del escrito no es el original ya que no se tiene la página principal. El título fue propuesto por Ramón Menéndez en el siglo XIX.

Beowulf

Ahora del lado anglosajón tenemos este poema épico escrito en inglés antiguo. Considerado un de los más viejos que se conocen. Se presume que se escribió entre 975 y 1025.

Relata la leyenda del héroe epónimo que ayuda a los daneses a librarse de una bestia y que derrota a un dragón en su vejez para luego morir alabado por sus súbditos.

Igual que el mio Cid, el nombre fue puesto por el nombre del protagonista ya que este venía sin título.

Lazarillo de Tormes

Otro caso del idioma español, la historia escrita en el siglo XVI fue publicada en tres ciudades de Europa, donde luego se expandió y ganó popularidad. A pesar de todo, el autor del libro no es conocido.

El legado más grande de la historia de Lazarillo, el chico que ayuda a un ciego luego de que su padre se mete en problemas, es precisamente el nombre del protagonista que ahora es usado para referirse a, justamente, una persona o animal que ayuda a un ciego.

La tira de perlas: un romance

El nombre probablemente no le suene a nadie, pero es que, como en los otros casos, el legado está en su protagonista. Esta historia del Londres victoriano gira en torno al asesino Sweeney Todd, el famoso barbero de la calle Fleet.

Lanzada originalmente como un seriado en los panfletos de la época, la historia agarró popularidad cuando se empezó a especular que más que mera ficción, el personaje de Todd estaba inspirado en un hombre real.

Con el éxito la historia, sin autor conocido, se recopiló en un libro y posteriormente en otros medios como películas y obras de teatro