Feb 12 2019

El inmenso legado cultural y revolucionario que nos deja don José Rogelio Toribio

Colaboración

La ciudad de Masaya llora a uno de sus mejores hijos, el legendario José Rogelio Toribio Guevara, que partió hacia la inmortalidad a sus 83 años. Conocido popularmente con el Jeet’s, este Masaya de cuna dejó un inmenso legado de amor a su pueblo, a sus raíces indígenas y autóctonas.

Hijo de la legendaria tradicionalista cultural Carmen Toribio Gaitán y del reconocido comerciante José Guevara, el famoso Jeet´s siempre mantuvo vivo ese legado de amor hacia la cultura popular que su madre inició con el tradicional Torovenado Carmen Toribio In Memoria, que sigue recorriendo los principales barrios de Masaya y de Nicaragua, de la mano de doña Marta Toribio.

Don José Rogelio dejó este mundo terrenal el pasado 31 de enero, sin embargo su presencia sigue más viva que nunca porque siempre enarboló la bandera de la cultura y la promovió con sus hijos, nietos y tataranietos.

Por muchos años don José Rogelio, fue artesano de la rama de cuero y calzado, propietario del calzado “El Súper Jeet’s”, un negocio muy conocido en Masaya, donde en sus momentos de auge trabajaron hasta 50 operarios, que elaboraban todo estilo de zapatos de mujer y de varones.

Su hija Marta Toribio lo retrata como un hombre profundamente enamorado de su pueblo, de su cultura y sobre todo del beisbol, siendo un fanático “a muerte” de su querido San Fernando. “Siempre iba a los juegos del San Fernando, dejó de ir cuando sus fuerzas físicas se lo impidieron, pero estaba pendiente de la radio cuando jugaba el equipo”, señala doña Marta.

Fue tanta la pasión por el beisbol que con sus propios recursos promovió en Masaya, la liga de beisbol de calcetín y hasta formó su equipo que lo llamó “Las Fieras del Super Jeet’s”.

Un militante entregado al FSLN

“Mi papá prometió a mi abuela Carmen Toribio promover el torovenado que es la expresión popular más autentica, por eso siempre fue reconocido como folclorista tradicionalista, continuador de la herencia familiar del Torovenado El Malinche y de otras celebraciones que ha venido celebrando la Familia Toribio como las de San Sebastián, San Lázaro, El señor de los milagros, el Niño Dios, la Purísima, la virgen de Magdalena y otras que hacen crecer la fe del pueblo hacia Dios”, cuenta doña Marta, que este domingo celebró el último día del novenario por la muerte de su progenitor.

Pero este insigne ciudadano, hijo dilecto del pueblo de Masaya, no solamente fue conocido como un tradicionalista de la cultura popular, también fue un militante activo del Frente Sandinista de Liberación Nacional en el combativo barrio Monimbó.

Fue en 1967, cuando José Rogelio Toribio inicia a involucrarse en la lucha contra la dictadura somocista. Fue uno de los primeros colaboradores históricos del FSLN en Masaya. En su taller de cuero y calzado se elaboraron de manera clandestina grandes cantidades de cartucheras para pertrechos de armas. Estas cartucheras eran elaboradas de vaqueta y forradas con cueros, luego eran enviadas a las montañas, para ser entregadas a los compañeros que mantenían la lucha de manera clandestina.

Durante la primera etapa de la Revolución Popular Sandinista, la familia de doña Carme Toribio, nombran al Comandante Daniel Ortega Saavedra, como mayordomo general del Torovenado El Malinche de Carmen Toribio. El actual presidente de los nicaragüenses como gran promotor de nuestra cultura, da su firme respaldo a estas tradiciones nacionales enmarcadas en las festividades de San Jerónimo, el doctor que cura sin medicinas.

En muchas ocasiones, el Comandante Daniel visitó a la familia Toribio para patentizarle ese apoyo a la cultura indígena popular de Masaya. En la lucha contra la dictadura de Somoza, don José Rogelio abastecía con víveres, medicamentos, hamacas, petates y otras necesidades a los jóvenes que luchaban de forma desigual contra la guardia, eran momentos duro en que el pueblo de Monimbó sacó su casta y venció.

Esta es la historia de este promotor cultural, folclórico y militante sandinista que ahora acompaña en su tránsito a la inmortalidad a sus hermanos Teresa de Jesús y José René.

Su hija Marta Toribio, actual coordinadora del legado cultural de la familia reitera que sus hijo, nietos y bisnietos seguirán promoviendo las celebraciones tradicionales y culturales del pueblo de Masaya.