Ene 03 2019

NICARAGUA: PROFUNDA INSOLENCIA

Vivió Nicaragua la aberrante arremetida en nombre de la “democracia y la libertad”, cuando en un abrir y cerrar de ojos destrabaron los cerrojos del mal.

Una nación eternamente golpeada por la naturaleza y por geófagos políticos de oligárquico pasado, cayó bajo la insolencia de quienes sin importar la vida ni la soberanía, se hicieron de macabros planes hilvanados son saña y mercenaria sombra.

Un país entero cayó bajo un abril espumoso que sabía a carroña, a mentira, a sangre, sin importar si serían 200 ó tres millones de muertos, para destruir la democracia, la paz y la reconciliación en constante fertilidad.

Construyeron un dictador inexistente, (aún estando el gobernante en la oposición).

Hicieron de la locura de un golpe de suave a violento, un laberinto de infamias, ofensas, amenazas, hasta llegar a plantearse un holocausto, que inició regado por la consecuente refriega y seguido del sicariato golpista al mejor estilo narco.

Siguió la infamia, siguieron los crímenes, las persecusiones de sandinistas y defensores de un poder revolucionario ganado en batalla y con votos.

Eran unos caras duras que llamándose “autoconvocados”, atizaron llama y fuego en una débil oposición que se creyó el cuento de la “rendición”, del avión para pocos y la muerte para muchos.

Los autoconvocados que cayeron en la trampa y la estafa de la mentira, pronto vinieron conociendo los “rostros del golpe”, que no eran sino convocados y “financiados”.

Y eran “caras duras”, insolentes traidores, apologistas del crimen, vendedores de patria, instigadores de la violencia y perversos mentirosos de siempre, ni mas ni menos que el capital derechista en su cruzada contra la izquierda latinoamericana, de la que Daniel no escapa, para hacerse de un poder por métodos mal habidos y donde siempre han demostrado desprecio al pueblo, al pobre, al necesitado.

La prueba está, en que del golpe fracasado quedó una estela de destrucción y muerte, porque nunca han demostrado hacer nada para la gente, sólo para sus bolsillos. Y con grandes actos de corrupción.

Entonces, la insolencia llegó a extremos de convertir a grupos opositores en escuadrones de la muerte, sin remilgos de usar bandera, fe, iglesia, organismos internacionales dudosos en su triste actuar y todo símbolo de confusión, como armas de lucha para acabar la libertad, la soberanía y el progreso para el Pueblo Presidente.

Que mentirosos los golpistas, nunca pudieron y ya no podrán seguir su macabro plan, por mucho que sus huestes se oculten en el anonimato, por mucho sicariato, por muchas voces apátridas, decenas de vende patria y por mucha sotana y gusanos que junten y hablen envenenados, el pueblo ha venido abriendo los ojos y quiere paz y progreso.

No puedo perdonar la ignomia, la ruindad con que actuaron para cometer crímenes de odio, menos que les perdone la canallada de dividir a familias enteras e intentar lanzar a Nicaragua por el camino al despeñadero.

Dios lo sabe, el Comandante se queda, todos nos quedamos. El 2021 dirá muchas cosas.

La batalla es contra el fascismo rociado de “agua de zopilotes”.

Al pasar del 2018 al 2019, no podía dejar de expresar en algunas líneas, que el sandinismo resguardará la paz, luchará por afianzar la reconciliación y hacer de la democracia una fuente de estabilidad bajo la bandera azul y blanco, protegida por la rojinegra insignia de orgullo y honor.

🎉Feliz Año 2019🤨🎉

Por: Paúl E. Suárez García