Jul 20 2018

Presidente Daniel rechaza estrategia golpista de la Derecha y llama a la Paz a los nicaragüenses

El Presidente de todos los nicaragüenses, Comandante Daniel Ortega, se refirió este 19 de julio a la estrategia golpista empleada en contra del gobierno de Nicaragua. El líder de la Revolución Sandinista celebró junto a cientos de miles orgullosos sandinistas 39 años de la gesta que le devolvió las libertades al pueblo.

“Hay que luchar por la Paz con firmeza, hay que luchar por la paz con inteligencia, hay que luchar por la paz sin odio; hay que luchar por la paz fortaleciendo los mecanismos de autodefensa, para que no sean asesinadas nunca más las familias sandinistas, ni sean incendiadas nunca más las casas de los sandinistas”, dijo el Comandante.

Destacó que “nuestras decisiones no están en Washington, están en Managua. Nuestras decisiones no están en Washington, están en Nicaragua. Y somos nosotros los que tenemos  que defenderlas nuestras propias decisiones, para seguir defendiendo este modelo que siga propiciando la paz, la reconciliación, porque nosotros jamás vamos a ser sembradores de odio, ni aún contra estos  que tanto daño le han hecho al pueblo”.

Refiriéndose a los golpistas, el jefe de Estado dijo que  “no los odiamos, les decimos rectifiquen, cambien (…)  y que puedan entonces ser parte propositiva en la construcción de la paz en nuestro país. Queremos ser sembradores de paz, no sembradores de la muerte”.

El Comandante Daniel aseguró que  en este día el pueblo nicaragüense es el defensor de la paz, con los héroes que dieron su vida por defenderla y a la vez destacó “aquí están los defensores de la paz en esta plaza, y están en toda Nicaragua. Y estamos llenos de fe en que conquistaremos una paz cada vez más sólida, porque la paz hay que estarla defendiendo todos los días, hay que estarla conquistando todos los días para que no se repitan situaciones como esta”, sentenció.

En cuanto al Golpe puntualizó que “ha sido una batalla dolorosa, dolorosa porque hemos enfrentado una conspiración armada y financiada por fuerzas internas que todos conocemos y por fuerzas externas que totalmente identificamos, porque ellos mismos se hacen cargo de dar a conocer el financiamiento que le dan a estos grupos que se convierten en instrumento de las políticas contra el pueblo, contra los pobres, contra los campesinos, contra la juventud”.

La estrategia golpista atentó contra la paz y la seguridad

El mandatario nicaragüense hizo una síntesis de cómo se desarrolló la estrategia golpista en contra del pueblo y gobierno de Nicaragua, explicando que el objetivo de las acciones del golpe fallido eran destruir la paz y la seguridad que durante once años han gozado las familias nicaragüenses.

“Parecía difícil habiendo tanta estabilidad en Nicaragua, 11 años de estabilidad, 11 años de seguridad, 11 años de crecimiento económico, 11 años de salud, educación, calles para el pueblo, casas para el pueblo, programas universitarios, programas para el campo, programas para la ciudad; con índices de aprobación de este gobierno del pueblo sin precedentes en la historia de Nicaragua, los más altos índices de aprobación”, comentó el presidente Daniel.

“Pero para que pudiese haber ese crecimiento económico y ese beneficio para todos, tenía que haber paz y seguridad, entonces la  conspiración dijo: tenemos que matar la paz, acabar con la paz para que se destruya  la economía y se destruya la Revolución y se destruya el Gobierno Sandinista”, agregó.

“Ese fue el plan  y empezaron a inventar  nuevamente lo que ya venían trabajando desde hace unos años. Con financiamiento de organismos de agencias norteamericanas empezaron a trabajar a través de las redes, empezaron a trabajar ya con mayor fuerza para provocar ese choque  para destruir la paz, cuando se produjo el incendio en la Reserva de Indio Maíz. Ahí empezaron a culpar al gobierno del incendio en la Reserva  de Indio Maíz. Y dijeron: este es el momento”, mencionó el Comandante Ortega.

En ese momento “empezaron la guerra a través de las redes tanto nacional como internacionalmente. Y continuaron armándose, porque ya se venían armando” bajo inventadas protestas cívicas, denunció.

“La protesta cívica era nada más el pretexto, y hacían algunas  marchas donde no iban armados, pero  por otro lado tenían a los armados. Y fueron instalando a los armados en puntos que se convirtieron en puntos de terror, donde se instalaron centros de tortura, utilizaron las universidades para  instalar centros de tortura, para asesinar”, recordó.

“Ellos iniciaron la agresión, ellos provocaron muertos y lanzaron a la muerte a muchachos y muchachas, y sobre todo jóvenes de los barrios a los que les pagaron para que participaran como fuerzas de choque”, denunció.

Agregó que  el gobierno no solamente retiró la reforma al INSS, sino que se abrió a un diálogo para hablar de la ley y sacarla en un diálogo.

“Ellos dijeron que ya no se trataba de la Ley; y para donde querrán ir decíamos,  y les decíamos qué es lo que quieren, qué es lo que nos plantean, queríamos conocer cuál  era la estrategia que ellos tenían, y fueron sacando las uñas. Se fueron quitando las máscaras y terminaron diciendo: tiene que irse ya, tiene que irse ya”, relató Daniel.

En su llamado a la paz, el Presidente también demandó que se erradiquen de las redes los mensajes tenebrosos “donde le están ofreciendo  la muerte a familias enteras, solamente por ser familias sandinistas. Y lo dicen ahí con toda claridad que van a matar al padre, a la madre, a los hijos, hasta los niños tiernos los van a asesinar dicen”.

“Eso es propio de sectas satánicas. Por favor que los obispos exorcicen a esos demonios”, indicó.

“Y lo dijeron, lógicamente nuestros adversarios cargados de odio lo dijeron, era explicable que ellos lo dijeran, pero más me sorprendió, o quizás ni me sorprendió cuando los mediadores, reunidos en la Casa de Los Pueblos, con todos los señores Obispos, encabezados con el Cardenal, me leyeron la cartilla, sacaron la estrategia y ahí decían, hay que cambiar ya, a partir del día 11, nos daban un plazo de dos días, al poder judicial, al Poder Electoral, a la Contraloría, a todos los poderes del estado, a la Asamblea Nacional,  y hay que quitar al Presidente y adelantar las elecciones. Ahí es cuando se ve con toda claridad”, dijo Daniel.

Relató el Comandante Ortega que cuando recibió el documento, dijo: “Bueno, esto es lo que ellos quieren. Realmente, yo pensaba que eran mediadores, pero, no, estaban comprometidos con los golpistas eran parte del plan con los golpistas. Y me duele mucho decir esto, porque yo le tengo aprecio a los Obispos, les tengo aprecio, los respeto, soy católico pero ahí ellos tienen posiciones, uno con mayor confrontación, otros más moderados, pero desgraciadamente  siempre se impone la línea de la confrontación y no la línea de la mediación”.

“No acaban de entender que una mediación es para sentar a las dos partes y escucharlas a las dos partes y no tomar partido y decir, se tiene que hacer esto en tanto días, en una semana. Un golpe de estado quería provocar en Nicaragua”.

Siguió relatando que, cuando le plantearon esto, “bueno, yo solo le pedí a Dios que me llene de la paciencia de Job. Y les dije: pero si ustedes quieren plantear todo esto en el diálogo, plantéenlo. Ustedes pueden plantearlo, pero tiene que haber consenso, para que haya consenso tiene que haber acuerdo entre las dos partes. Pero ellos no, ellos no esperan consenso, simplemente aparecieron con un ultimátum, yo no quise hablarles con toda claridad, simplemente agarré la nota, la ojeé, me asombré, me dolió que mis señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas, me dolió”.

Para el Presidente ahí mismo ellos, los obispos, se descalificaron como mediadores, “se descalificaron como testigos ¿por qué?, porque su mensaje claro fue, el golpe, dispuesto día a día”.

“Cuando me presentaron ese listado, inmediatamente yo recordé lo que pasó con aquel señor Carmona Estanga, allá en Venezuela cuando el golpe de estado contra Hugo Chávez. Que vinieron y se reunieron alegremente, dirigentes de la iglesia, los capitalistas, los enemigos del pueblo se reunieron en la casa presidencial y empezaron a decir, se desaparece la Asamblea Nacional, se desaparece el Poder Electoral, se desparece la Fiscalía de la República, se desaparece el poder de justicia, es decir, y todos ellos aplaudiendo alegremente y luego llegó el pueblo, y el pueblo los sacó, y Chávez regresó a ejercer la presidencia legítima que tenía”.

“Y lo que más me ha dolido, porque yo llegué a pensar que con los señores obispos podríamos encontrar acuerdos que nos dieran paz, que nos ayudaran a consolidar la paz, y la verdad es que cada día que se iba al diálogo, y cuando se hablaba de los tranques, que había que quitar los tranques que tenían aprisionados a nuestro pueblo por todos lados, ellos, no les gustaba, no les gusta, a lo más que se llegó fue a un acuerdo de tregua de tres días, fue a lo más que se llegó”.

“Hay que decir la verdad, yo no sé si todos los obispos, quiero creer que no todos los obispos, quiero creer que el Cardenal no sabía nada de esto, pero muchos templos fueron ocupados como cuarteles para guardar armamentos, para guardar bombas y de ahí salir a atacar, y asesinar”.

Señaló que les inyectaron el veneno del odio, “los convirtieron en una fuerza diabólica, satánica, como esas que practican ritos satánicos. Cuando vemos la forma en que actuaban torturando a los compañeros en los tranques, asesinando en los tranques, todo aquello como un rito satánico, y lo peor, y lo que es más terrible, que se ve que ésta gente está totalmente satanizada y es a ellos que deberían buscar como exorcízalos señores obispos, a esos diablos, a esos demonios”

“Fíjense como están de satanizados que todas las barbaridades, los crímenes que cometen, las torturas que cometen. Recuerdan ustedes lo que hicieron con el hijo de Amada, ¿qué hacen?, bailan, brincan alrededor del cadáver mientras le pegan fuego, celebrando, y filmándose y poniéndolos ellos mismos en las redes. Ellos mismos acusándose como los criminales, como los asesinos de este pueblo, que le quieren robar la paz a los nicaragüenses”, dijo.

“Tanto dolor, tanto dolor, tanta tragedia. Pero ellos se confunden, uno de los obispos nos llegó a decir, que el Frente Sandinista ya estaba acabado, que ya no tenía gente, que estaba liquidado. Y que era mejor que nos fuéramos, así nos dijo”.

El líder sandinista descartó que se vaya a irrespetar a los obispos, “no vamos a pelear con los obispos, pero por la verdad murió Cristo y como cristianos estamos obligados a decir la verdad, a pedirle a los señores obispos a que rectifiquen por el amor de Dios, a que rectifiquen y no estén alimentando a esta secta satánica golpista asesina”.

“Ellos pensaban que ya estábamos derrotados, simplemente porque teníamos paciencia, paciencia, paciencia. Y es que el plan de ellos era increíble, están tan coordinados, que incluso recuerdo que nos pusieron como condición para la instalación del diálogo, que tenía que acuartelar a la Policía, es decir, encerrar a la Policía. Dijimos… Ve que interesante, acuartelar a la Policía, claro, ¿Para qué? Para que la gente armada por los golpistas pudiera tranquilamente asesinar, matar, destruir y atacar a la misma policía acuartelada. Y nuestra paciencia, nuestra flexibilidad llegó al extremo que aceptamos acuartelar a la Policía, pero llegó un momento en que dijimos, somos pacientes, pero también somos responsables de la seguridad de este pueblo”.

“Y nos lo dijo incluso la embajadora de los Estados Unidos, que la Policía debía actuar, porque ya los angelitos que estaba ahí en la UNAN , armados ya habían asaltado a un oficial de la Embajada Americana, le habían quitado la pistola, le habían robado la camioneta.  Y claro, como ahí si hay contubernio, luego buscaron la forma en que le regresaran la camioneta, pero la pistola ahí apareció entre las armas capturadas a los que estaban en la UNAN”, añadió.

“Entonces, no porque lo dijera la embajadora de los Estados Unidos, sino porque sabemos que es una obligación del Estado nicaragüense velar por los ciudadanos, dijimos:  Esto se acabó y tenemos que restablecer el orden en nuestro país y eso es lo que los tiene irritados, enfurecidos, y están llamando a exorcizarnos a partir de mañana, Que exorcicen a los demonios que tiene ahí a la orilla, que les digan que el camino no es la guerra , sino que es la paz, el diálogo, que les digan que, tenemos que restablecer de forma definitiva, total, permanente, la paz, y la estabilidad para que el país pueda seguir creciendo, seguir desarrollándose, porque habrá que hacer un esfuerzo enorme para levantar la economía gracias a Dios las bases de la actividad productiva están ahí, han caído lógicamente con esta situación, y esperamos que se puedan dinamizar rápidamente, pero para esto, es imprescindible que aquí todos los nicaragüenses  independientemente de ideología, independiente de pensamiento político, independientemente de la religión juntemos fuerzas para asegura la paz que es lo que nos da la seguridad y un futuro mejor para todas las familias nicaragüenses”.