Jul 12 2018

Califican de crisis nacional violencia contra mujeres en Puerto Rico

Una coalición de organizaciones calificó de crisis nacional el hostigamiento sexual en el trabajo, las agresiones y asesinatos por violencia doméstica que hoy enfrentan las mujeres en Puerto Rico, que suman 12 este año.

La presidenta de la Coordinadora Paz para la Mujer, Vilma González, consideró alarmante la precaria situación en que están las féminas en esta isla del Caribe, especialmente por la crisis económica, los cambios en la legislación laboral y el mal manejo gubernamental frente a las secuelas de la devastación del huracán María, en septiembre de 2017.

‘Las políticas adoptadas por la Junta de Supervisión Fiscal y el estado han tenido un impacto particular sobre las mujeres como trabajadoras, consumidoras y responsables primarias de velar por la salud y estabilidad de menores y personas de mayor edad’, añadió.

Las cifras de violencia doméstica y las agresiones sexuales, dijo, han escalado dramáticamente, junto al alto número de casos denunciados por hostigamiento sexual en el ámbito laboral, especialmente en escenarios gubernamentales de altas esferas.

Los femicidios duplican a esta fecha los ocurridos durante el año anterior, lo que resulta altamente preocupante.

González planteó que este escenario de violencia de género en el país requiere atención y acción prioritaria, porque se ha tornado en una crisis para las mujeres ante el hecho de que el Gobierno no está asumiendo sus responsabilidades, lo que representa la violación de sus derechos humanos en múltiples áreas.

Denunció en este sentido la reducción de fondos a las organizaciones, cuya principal bandera es la defensa de los derechos de las mujeres y que han asumido su apoyo y el de sus hijas e hijos mediante la prestación de servicios.

La portavoz expuso, además, que los procedimientos burocráticos extremos ante agencias gubernamentales constituyen un reto cada vez más difícil de superar para la aprobación e implantación de sus propuestas, lo cual limita el desarrollo de diferentes programas y la continuidad en la prestación de servicios a víctimas y sobrevivientes.

Además, el cierre de tribunales y de proyectos contra la violencia dificultan un acceso real a la justicia, argumentó acompañada de Hilda Ramón (Coordinadora Paz para la Mujer), Josefina Pantoja Oquendo (Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora), Tania Rosario Méndez (Taller Salud), Sara Benítez (Movimiento Amplio de Mujeres), Jenice Vázquez (Casa Protegida Julia de Burgos) y la psicóloga social Mercedes Rodríguez López.

La violencia contra las féminas, explicaron, es una clara manifestación de falta de equidad de género y no existe un plan gubernamental integral y coordinado para atender el problema, tal como demuestra la controversia surgida en la Oficina de la Procuradora de las Mujeres con el caso de hostigamiento en el Ministerio de Turismo.

‘El mensaje negativo que están recibiendo las sobrevivientes de la violencia de género en sus diversas manifestaciones les provoca confusión y desaliento, cuando deberían sentirse motivadas y respaldadas para denunciar la discriminación y la falta de equidad’, dijeron.

La psicóloga social Rodríguez López, quien por más de cuatro décadas ha dado apoyo a las sobrevivientes de violencia, instó a que se atienda con urgencia la necesidad de más servicios y recursos para las víctimas secundarias, hijas e hijos y otros familiares.

Ante la tensión y fragilidad que vive el país por la devastación que causó el huracán María, la directora ejecutiva de Taller Salud exhortó al gobierno a actuar con diligencia en desarrollar protocolos dirigidos al manejo de desastres, que atiendan las necesidades de las mujeres y garanticen su salud y seguridad.

González reclamó al gobierno que tome acción real para detener la impunidad y dejar de penalizar a quienes se atreven a denunciar en busca de hacer justicia.

‘La inacción y la reducción de fondos que afectan la prestación de servicios es un acto de violencia institucional hacia nosotras’, subrayó la portavoz de la Coordinadora Paz para la Mujer, integrada por 34 organizaciones.