Jul 11 2018

Arrestan en Japón a una enfermera por haber matado a 48 pacientes de edad avanzada

Según reporta el medio de comunicación RT, una enfermera japonesa está siendo investigada por la muerte de varias personas. Al parecer, la profesional sanitaria quería asegurarse de que sus víctimas con enfermedades terminales no murieran bajo su vigilancia debido a la “molestia” de enfrentarse a sus familiares con las trágicas noticias.

La mujer es llamada Ayumi Kuboki y tiene 31 años, hasta ahora se sospecha que envenenó a 48 pacientes en el Hospital Oguchi de la ciudad de Yokohama en el verano de 2016; ella misma confesó haber asesinado a enfermos que ya estaban a punto de morir.

Incapaz de hacer frente a la carga emocional

La ex-enfermera dijo que lo hizo por no querer explicar a los familiares la muerte del paciente y porqué durante su turno. La mujer mató a sus víctimas mediante la administración de sueros intravenosos con un desinfectante que contenía cloruro de benzalconio, que hacía que no murieran de inmediato, provocando así que no perecieran en su turno laboral.

“Odiaba ver el rápido deterioro de su condición”, explicó Kuboki a los investigadores. “No quería que murieran durante mi turno. Era problemático y difícil tener que explicarlo a los miembros de su familia”, confesó.

Kuboki fue arrestada el 7 de julio bajo la sospecha de haber matado a Sozo Nishikawa, de 88 años, en septiembre de 2016. Durante el interrogatorio, la mujer confesó inmediatamente el asesinato del anciano. Además, la ex-enfermera confesó haber asesinado al menos a otros 20 pacientes de los 48 que fallecieron entre julio y septiembre de 2016 en el hospital donde trabajaba.

“También administré una solución antiséptica a otros pacientes”, admitió Ayumi Kuboki. “Lo hice a unos 20 enfermos”, reveló.

No solo fueron pacientes en fase terminal los fallecidos

A pesar de su confesión, las autoridades siguen sin estar convencidas de que envenenara solo a personas con enfermedades terminales. Algunos de los pacientes que fallecieron dentro de aquel plazo de tres meses no se encontraban en situación grave de acuerdo con fuentes cercanas a la investigación.